Lunes 24 de Junio de 2019 - HMS
Buscar


Guía práctica para el consumo eficiente de energía (gentileza de CADIEEL)

El uso hogareño insume casi el 40% de la energía generada. Es por eso que el compromiso ciudadano es vital. Esta guía pretende brindar una serie de consejos para desarrollar buenos hábitos que hagan más racional y eficiente el consumo de la energía eléctrica sin que implique perder confort, ni prestaciones.

Aquí, diez claves para reducir el consumo en el hogar:

1. ILUMINACIÓN

El consumo en iluminación representa entre el 25 y el 35% del consumo de todo el hogar. Aunque puede parecer una obviedad, el primer consejo es aprovechar al máximo la luz solar. También es importante mantener limpias las lámparas y pantallas, ya que aumentará la luminosidad sin necesidad de aumentar la potencia de la lamparita. Con este pequeño detalle, se puede ahorrar hasta un 20% en el consumo eléctrico para iluminación. Una lámpara sucia pierde hasta un 50% su luminosidad. Sustituya las lámparas incandescentes por las de bajo consumo. Para un mismo nivel de iluminación, ahorran hasta un 80% de energía y duran 6 veces más.

2. LA HELADERA

Estos equipos explican el 30% del consumo de una vivienda promedio. Tener en cuenta que:

Las partes traseras deben estar separadas de las paredes por al menos 20 centímetros y conservarse limpias y ventiladas. En malas condiciones consumen hasta 15% más.

Descongele antes de que la capa de hielo alcance tres milímetros de espesor: se podrá conseguir un ahorro de hasta 30%.

Para evitar pérdidas de frío compruebe que los burletes de las puertas estén en buenas condiciones y cierren correctamente: se evitará pérdidas de frío.

3. AIRE ACONDICIONADO

Fije la temperatura en 24°C. Ponerlo a una temperatura menor no enfriará la casa más rápido. Además, el enfriamiento podría ser excesivo, lo que supone un gasto innecesario. Chequear que las ventanas no dejen escapar el frío. Enfríe sólo los ambientes que esté utilizando, y manténgalos aislados del resto de la casa. Limpie mensualmente los filtros: con este detalle puede ahorrar hasta un 15% de energía. 

 4. LAVARROPAS

El mayor consumo (entre el 80 y el 85%) del lavarropas viene de la resistencia que utiliza para calentar el agua, no del centrifugado. Así es que, lavar la ropa con agua fría ya supone un ahorro de hasta 75%.  Aproveche al máximo cada lavado, utilizando el lavarropas a carga completa.  Limpie los filtros regularmente.No excederse en la cantidad de jabón. El exceso produce mucha espuma y hace que el motor trabaje más de lo necesario. De ser posible, optar por jabones líquidos. 

5. TELEVISOR Y EQUIPOS AUDIOVISUALES

Al igual que la heladera, aunque no son los que más consumen, su uso intensivo los convierte en grandes consumidores. Los televisores representan un 10% del consumo eléctrico de las familias.

Por eso, es importante no dejar el televisor prendido si no lo está utilizando. Otra cosa a tener en cuenta es que, un televisor, en el modo de espera o “stand by” puede consumir hasta un 15% del consumo.Por ello, para ausencias prolongadas o cuando no se esté viendo la televisión, conviene apagarlo totalmente. Apague las consolas de videojuegos mientras no las esté usando.No mire televisión con la iluminación a pleno.

Desconectar equipos electrónicos que usen el (stand-by), puede representar cerca del 10% del consumo de energía eléctrica doméstica.

6. PC Y EQUIPOS INFORMÁTICOS

Elija equipos con etiqueta “Energy Star”, que tienen capacidad de pasar a un estado de reposo transcurrido un tiempo determinado del equipo sin uso. Apagar un monitor equivale a apagar un foquito de 75W. Si no vamos a utilizar la computadora por un periodo corto de tiempo, se puede apagar sólo el monitor y volver a encenderlo al regreso, sin tener que reiniciar la computadora. Para las impresoras, es mejor encenderla sólo cuando se va a utilizar y no configurarla para que se encienda cuando se prende la computadora: es un gasto innecesario de energía.

Configurar la opción de ahorro para el monitor, que hace que se apague después de transcurrido cierto tiempo y vuelve a encenderse con sólo mover el mouse. En este estado, el monitor reduce un 80% su consumo energético.

7. LA PLANCHA Y OTROS PEQUEÑOS ELECTRODOMÉSTICO

Mantenga la superficie de la plancha limpia. Aproveche el calentamiento de la plancha para planchar la mayor cantidad de ropa posible en cada sesión. Puede rociar ligeramente la ropa sin humedecerla demasiado: así  se planchará con mayor facilidad y demandará menos tiempo de planchado.

En cuanto a otros pequeños electrodomésticos, se recomienda no calentar en exceso los alisadores de pelo.Utilizar la procesadora de alimentos sólo cuando sea necesario. No dejar los cargadores de celulares enchufados sin necesidad. Si tiene una tostadora con dos ranuras, utilizar el aparato siempre con dos tostadas. No deje la radio encendida si no está en ese ambiente.

8. HORNO ELÉCTRICO

Es uno de los grandes consumidores del hogar. Si decide usarlo, hay una serie de consejos que se pueden ayudar a acotar su consumo: no lo abra innecesariamente. Cada vez que lo hace pierde un 20% del calor acumulado en su interior. Aproveche al máximo su capacidad: cocine la mayor cantidad posible de alimentos de una sola vez.

Apáguelo poco antes de finalizar la cocción, el calor residual será suficiente para finalizar el proceso.  

9. EL AISLAMIENTO DE LA VIVIENDA

Una vivienda que no tiene buenos cerramientos o su aislamiento es insuficiente demandará mayor consumo energético. Algunas claves para acotar el ingreso de calor o frio a la vivienda puede ser utilizar las persianas, toldos y cortinas en momentos en que da el sol directo o mucho frio.

Detecte las corrientes de aire y, de ser necesario, utilice silicona, masilla o burletes para tapar las rendijas. 

10. ETIQUETADO DE EFICIENCIA ENERGÉTICA

El etiquetado energético permite al consumidor conocer de forma rápida la eficiencia energética de un electrodoméstico y tienen una parte común, que hace referencia a la marca, denominación del aparato y clase de eficiencia energética.
Existen siete clases de eficiencia identificadas por un código de colores y letras que van desde el verde y la A para los equipos más eficientes, hasta el rojo y la G para los equipos. El etiquetado es obligatorio en lámparas, lavarropas, heladeras y equipos de aire acondicionado.

Por esta, a la hora de la compra, hay que fijarse en el etiquetado de eficiencia  y optar por aparatos que sean clase A, B o C, aunque sean más caros, ya que esto se traducirá en un menor consumo. Un aparato clase G pude tener un consumo tres veces mayor que uno clase A, con prestaciones similares.